¿Por qué el jardín sigue siendo la mejor opción?

En los últimos años hemos visto un aumento de ofertas de educación no tradicional para preescolares desde los 6 meses.  Si bien es cierto esta es una buena opción para los niños muy chiquititos, es importante saber que siempre es vital la presencia de las mamás o papás de los niños, ya que estas “guarderías” no son fiscalizadas, por lo que los riesgos tanto de accidentabilidad típicos de una casa (seguridad, control de personas que entran y salen, peligros de la cocina, etc.) como de una falta de programa educativo son muy frecuentes.

Es por esto, que los jardines infantiles cuentan con una serie de requerimientos, no sólo la aprobación del Seremi de Salud Metropolitano, sino también la patente municipal que asegura el cumplimiento de un estudio de la infraestructura, un ambiente propicio para los párvulos, protocolo de seguridad y la calidad de la construcción.

Es importante que los apoderados exijan que los establecimientos cuenten con una patente comercial al día, ya que ésta garantiza que toda la normativa esté en orden.

Además, el proyecto educativo está siempre siendo monitoreado, se planifica de acuerdo a las edades, trabajan con un equipo multidisciplinario de Educadoras, Técnicos de Párvulos y Fonoaudiólogas, certificadas por el Ministerio de Educación, quienes educan, contienen y guían durante toda la etapa preescolar a sus pequeños alumnos.

El material didáctico también es importante: evaluar la cantidad y la calidad de éste, ya que es una herramienta que permitirá a los niños disfrutar de una estimulación y educación de excelencia. De esta forma, los padres tendrán la tranquilidad que sus hijos enfrentarán el ingreso al colegio con todas las habilidades necesarias, seguros e independientes.

Leave a Reply

Your email address will not be published.